jueves, 30 de julio de 2020

"Nueva Normalidad". 30/07/2020

Voy a dejar de usar el término "nueva normalidad". Al fin y al cabo, no es más que una frase inventada por el gobierno actual, con tintes propagandísticos, en mi opinión. Tras casi cuarenta días de "nueva normalidad", nuestro día a día se ha vuelto ya "normalidad", o al menos así lo quiero ver yo. Llevamos mascarilla, nos lavamos las manos con mayor frecuencia que antes, y al hablar con la gente procuramos no acercarnos demasiado y mantener una cierta "distancia social", de nuevo término inventado dadas las circunstancias, pero nada más.

Creo que esta situación va a durar tanto, que dejará de ser "nueva normalidad" para ser simplemente "normalidad". Cuando algo extraordinario se repite demasiado, deja de ser nuevo para convertirse en habitual. Esta situación se prolongará en el tiempo, al menos hasta que haya una vacuna eficaz contra el coronavirus, y se pueda vacunar a la población. No vamos a estar llamando a nuestro día a día "nueva normalidad" durante meses, me parece absurdo.

Mañana es el último día para presentarse a los Huawei Next Image Awards. Como he comentado en ocasiones anteriores, me he presentado a todas las ediciones celebradas, con diferentes resultados, y esta edición no iba a ser menos. La foto que ilustra este post la presento a la edición de 2020. La he rescatado del carrete, pues fue hecha el verano pasado, mientras mi colega y amigo Raúl Vela me enseñaba varias casas unifamiliares diseñadas por él en Costa Esuri, perteneciente a Ayamonte, provincia de Huelva. Está hecha con la lente ultra gran angular de mi antiguo Huawei P30 Pro. La foto me gusta, por eso la presento al concurso y la publico aquí. Espero que os guste a vosotros también.



jueves, 23 de julio de 2020

"Nueva Normalidad" 23/07/2020

El único deporte que practico es la natación. Nado desde los cuatro años, cuando entré a a formar parte del equipo de natación de mi colegio. No soy ningún Michael Phelps, pero me defiendo. Nado habitualmente 3 ó 4 veces a la semana 1.500 metros, equivalentes a 60 largos en una piscina de 25 metros, en  un tiempo aproximado de 28/29 minutos. Para mí, nadar esa distancia es como el que camina una hora todos los días. Voy a mi ritmo, sin forzar, sin prisa pero sin pausa. No descanso. Entro en la piscina, nado, termino, y me voy.

La última vez que nadé antes del "estado de alarma" fue el 9 de marzo. Lo retomé casi cuatro meses después el 7 de julio, una vez llegué a Ayamonte. No fui capaz de hacer más de 10 largos, y con mucha dificultad. Poco a poco, pasadas ya casi tres semanas, he conseguido volver a nadar mis 60 largos habituales. Aún así, hoy he necesitado 32 minutos. Estoy lejos de mi mejor forma física, pero al menos vuelvo a sentir el placer de la natación. Es increíble cómo se comporta y se adapta del cuerpo humano. Tras cuatro meses sin nadar, mi cuerpo perdió volumen muscular, y sobre todo, mucha resistencia. Tras casi tres semanas, noto que me acerco a quién era antes de la pandemia.

Sin embargo, el motivo del post de hoy, y sobre todo, la foto de hoy, viene marcada porque hoy 23 de julio es el cumpleaños de mi hija mediana, Martina. Este pibón de 1,74 metros de altura cumple hoy 15 años. Además de bella por fuera, es bella por dentro, es buena en todos los sentidos: buena persona, buena estudiante, buena hija, buena hermana y buena amiga. La foto está tomada hace escasos días en Ayamonte, con mi Huawei P40 Pro+, y está ligeramente editada con Snapseed.

¡Muchas felicidades, Marti. Te quiero mucho!







miércoles, 15 de julio de 2020

"Nueva Normalidad" 15/07/2020

Como decía en mi post anterior, la "Nueva Normalidad" ha permitido desplazarme con mi familia a mi lugar habitual de vacaciones, Ayamonte, en la provincia de Huelva. 

No soy amante de la playa, de hecho, me pone bastante nervioso el calor del mediodía, la arena, y la sal del mar que se queda pegada a la piel del cuerpo una vez se evapora el agua. Más aún este año en el que, debido al covid, se han cerrado las duchas de la playa, por lo que no podemos quitarnos ni la sal ni la arena antes de irnos, como hacíamos habitualmente.

Le hemos cogido gusto a ir a la playa pasadas las 20 horas, en las que el sol está ya muy bajo y hay muy poca gente. Solemos hacernos unos bocadillos, llevar unas latas y fruta cortada en tuppers, y nos encanta cenar mientras disfrutamos de la brisa marina y el sonido del mar.

Os podeis imaginar lo que yo hago... Me paso todo el rato con mi Huawei P40 Pro+ en la mano, la cámara abierta, haciendo fotos a mi hijas, al paisaje, a la gente, a lo que se ponga delante y encuentre interesante. Me he dado cuenta que las dos lentes teleobjetivo, de 3 y 10 aumentos, hacen que me haya convertido en un auténtico "peligro" para los que me rodean. Ya puedo hacer fotos de excelente calidad a gran distancia, sin ser descubierto.

La foto que ilustra este post es de las 21:14 horas de ayer mismo, en Isla Canela. Está hecha con el teleobjetivo de 10 aumentos del móvil. No está editada, es el jpg que procesa directamente el móvil. Les hice muchas fotos a la pareja mientras ella posaba para él, y él le hacía fotos. Sin embargo, me gusta más esta foto en la que ellos revisan la sesión de fotos, y una gaviota se "cuela" en el encuadre. Lo escribo entre comillas porque realmente estuve esperando a que la gaviota entrara en cuadro para realizar el disparo. Espero que os guste.




viernes, 10 de julio de 2020

"Nueva Normalidad" 10/07/2020

El fin del estado de alarma y la llegada de la "Nueva Normalidad" ha permitido que ya podamos desplazarnos entre provincias, y por lo tanto, empezar nuestras vacaciones en Ayamonte, como todos los años. Dada la situación actual, en la urbanización se han dividido los turnos de la piscina en apartamentos pares, y apartamentos impares, de manera que todos los días hay un turno en el que no podemos bajar, y que aprovechamos para hacer otras cosas, como ir a la playa, o ir a hacer fotos.

Ayer me pidieron las mayores que aprovecháramos la "hora dorada" para hacerles fotos con el puente sobre el río Guadiana que conecta España y Portugal al fondo. Es un escenario al que acudimos todos los años, ya que la puesta de sol es una maravilla, y me gusta fotografiarla.

Yo sigo testando mi nuevo y flamante Huawei P40 Pro Plus, y además de hacerles decenas de fotos a mis hijas, también hice fotos al puente, con esa luz naranja preciosa de los momentos previos a la desaparición del sol. Lamentablemente, el puente lleva más de un año en rehabilitación, de ahí los andamios que se aprecian con total claridad. La foto que ilustra este post está hecha con la lente teleobjetivo de 10 aumentos y 8 Mpx de resolución que trae el móvil. Está ligeramente editada con Snapseed. Soy de la opinión que, para haber sido hecha con un teléfono móvil, no sólo no está nada mal, sino que es realmente espectacular. Espero que os guste.